Caminar ligero de equipaje

A veces adquirimos muchas obligaciones y compromisos, compramos propiedades (casas, coches…) que nos endeudan, trabajamos largas horas para poder atender nuestras obligaciones económicas, vamos con prisas de un sitio para otro para poder compaginar nuestras obligaciones familiares, laborales y sociales… ¿Te suena? ¿Sientes que necesitas soltar en algún área de tu vida? Hoy comentaremos sobre caminar ligero de equipaje.

caminar ligero de equipaje

El confinamiento nos ha dado tiempo para pararnos y reflexionar

Una de las cosas sobre las cuales podemos reflexionar es si caminamos ligeros de equipaje.

Pensemos sobre aquellos compromisos, obligaciones y actividades que tenemos en nuestro día a día.

  • ¿Es realmente lo que queremos hacer?
  • ¿Nos proporcionaría alivio y bienestar soltar algunos de ellos?
  • ¿Qué actividades me están aportando más perjuicio que beneficio?
  • ¿Hay amistades y personas que me están dificultando crecer?

Estas son algunas preguntas que nos podemos hacer. Dedica tiempo a responderlas.

Caminar ligero de equipaje es fundamental en el Camino de Santiago

He realizado en cuatro ocasiones el Camino de Santiago y para disfrutar de esta experiencia es fundamental que la mochila pese lo menos posible. Puedes consultar mi artículo El Camino de Santiago: una oportunidad de crecimiento y desarrollo personal .

La mochila simboliza tus cosas y para poder llegar a Santiago es fundamental caminar ligero de equipaje. En el Camino te das cuenta que lo imprescindible son pocas cosas.

Si llevas una mochila muy pesada es posible que se te carguen las rodillas, la espalda….; y esto te impida disfrutar de la experiencia e incluso tengas que retirarte. Si te sucede así puedes llegar a concluir que no eres lo suficientemente válido, irte frustrado, sentirte triste y desanimado, pensar que la experiencia no ha merecido la pena…

Reflexionemos sobre si caminamos ligeros de equipaje

En nuestro día a día a veces llevamos pesadas mochilas (obligaciones, compromisos, rabia, frustración, enfado, conflictos no resueltos…).

En estas ocasiones lo más sabio es pararse y revisar nuestra mochila.

Si en ella tenemos cosas que no queremos y nos perjudican, van a quitar espacio para que pueda entrar aire fresco en nuestra vida y cosas que nos beneficien. Podemos sacar lo que no nos sirve de nuestra mochila.

También reflexionemos sobre lo que tenemos en nuestra vida que ni nos perjudica ni beneficia, pero está ocupando espacio en la mochila y posiblemente le estemos dedicando un tiempo y energía valiosos que podríamos emplear en otras cosas más productivas o a descansar.

Pensemos también sobre qué actividades de las que estoy haciendo me benefician para realizarlas con una mayor conciencia y poderlas disfrutar con más intensidad.

Planteémonos también cuáles son aquellos hábitos que me vendrían bien incorporar en mi día a día (dedicar un tiempo a la lectura, realizar meditación, hacer algo de ejercicio, reservar tiempo para una videoconferencia en familia….).

¿Lo necesito realmente?

Posiblemente tengamos muchos bienes en casa que no necesitamos. Antes de comprar algo nos podemos preguntar: ¿Lo necesito realmente? Si la respuesta es “no”, puede esperar.

¿Qué cosas has echado de menos durante el confinamiento?

Responder a esta pregunta nos aporta respuestas sobre qué es verdaderamente importante para nosotros. Quizás en este confinamiento lo que más hemos echado en falta es ver a nuestros familiares y amigos, hacer ejercicio al aire libre (correr, bicicleta…), pasear por la calle y la naturaleza… Esto nos puede servir para valorar más la importancia de las pequeñas cosas y disfrutarlas con mayor intensidad.

Para que entren cosas nuevas a tu vida antes hay que desprenderse de lo antiguo

Reflexiona sobre que si tienes tu vida muy ocupada es posible que no haya espacio para nuevos encuentros, actividades y para que la vida te sorprenda. En ocasiones, ¡dar un paso hacia atrás es avanzar hacia tus objetivos!

Abrirse a lo que la vida nos ofrece

Es importante que una vez caminemos ligeros de equipaje, lo hagamos sin perjuicios y estemos abiertos y receptivos a disfrutar de las coincidencias que la vida nos ofrece.

Propuesta para caminar ligero de equipaje

Una propuesta para caminar ligero de equipaje es hacer limpieza una vez al año en nuestra casa y desprendernos de lo que no utilizamos. Con respecto a la ropa, puedes donar la que haga tiempo que no te pones.

Conclusión sobre caminar ligero de equipaje

Caminar ligeros de equipaje es una buena filosofía de vida para poder nutrirnos y aprender de lo que nos sucede; y avanzar con más ligereza y receptivos a lo que la vida nos ofrece en nuestro día a día.

Si quieres caminar ligero de equipaje y estás interesado en realizar un Proceso de Crecimiento Personal, presencial (Valladolid) u online, para mejorar la relación contigo mismo (aceptación, autoestima, optimismo, conocerte mejor, gestionar el estrés, superar la timidez…) y mejorar las relaciones con los demás; ponte en contacto conmigo.

Escribe tu opinión sobre este artículo en comentarios. ¡Suscríbete a mi blog!

¿Hablamos?

Marcos N̼̱ez Рcoaching con PNL

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos

  • Responsable Marcos Núñez Pangua .
  • Finalidad Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios Raiola Networks.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en el Aviso Legal.